jueves, 22 de octubre de 2009

Método de relajación

AVISO: Esta entrada tienes fines anti-estrés por el examen que tengo mañana, disculpad las molestias.

La señora rutina toca el timbre, día tras día.
A veces me gustaría tener una escopeta a mano, de verdad, o un timbre electrificado.
Quiero hacerle putaditas, torturarla, quiero hacer sufrir a la rutina,
plantarle el pie en el pecho y decirle: "Hoy mando yo".

Espero con ganas un respiro, un "alto" para desconectar un rato.

¡Tengo proyectos en mente! Ya no es sólo el instituto. Necesito ideas; tengo el papel, el bolígrafo... Está todo, sólo necesito una pequeña luz, luz que sólo viene cuando salgo y desconecto.

Creo que es hora de volver... A ése lugar...



¡Necesito pensar!

¡Ah! Y también necesitaré una cámara, y una idea, y un texto, y un... ¡Argh! cómo odio este descontrol.

2 comentarios:

la del 13 dijo...

Ay pobre...q dura es la vida del estudiante, y se bien lo q digo. en fin tú desahogate!

anna dijo...

Yo también tengo demasiado extrés! Ya no se ni como combatirlo, siempre acabo extresandome a más no poder sin remedio xD espero que enuentres esa luz que buscas :D