lunes, 15 de febrero de 2010

Libros.

Son como la varicela.
Todo el mundo presume de haber tenido alguno alguna vez y enseña alguna cicatriz que lo demuestra.
"oye, que yo me leí el primero del Harry Pote, ese".
Y sin embargo, me encuentro rodeado de una generación en la que, asombrosamente, se alteran cuando alguien lee cualquier cosa superior a doscientas páginas.
Peeeeeero, tranquilamente te puedes meter petróleo en los pulmones y pillar un cáncer pulmonar, o destrozarte la nariz por "misteriosas" causas (véase nariz de Belén Esteban).

"Hay que fomentar la lectura", dicen. Y regalan al niño de siete años un libro de TEO va a la playa. ¡Siete años! Y leyendo estas cosas.
Esto viene porque hoy he estado contrastando lo que hacía yo en segundo de primaria y lo que hace mi hermano ahora en el mismo centro, en el mismo curso (lógicamente, si no el contraste no tendría sentido).
Los resultados son escalofriantes. A esa edad, yo había aprendido a multiplicar. Realizábamos textos libres y demás. Sin embargo mi hermano todavía está acabando de sumar (le enseñamos multiplicaciones en casa, que el chaval es muy aplicado), y de textos libres ni hablar. Al menos yo no he visto nada más que cuadernillos de ortografía (cosa que me faltó a mí, por cierto. Que la letra aquí es muy mona, pero yo podría ser médico perfectamente).

Triste, triste realidad.
Sin embargo, la opción de ver el mundo como lo hace el maestro José Mota, es terriblemente tentadora.

No os lo perdais.

3 comentarios:

Patri O. dijo...

^^ que bueno, a mi josé mota no me emociona, pero este sketch ha sido genial. la verdad es que sí, en general la gente no lee mucho, pero es que a mi, que me encanta leer, los libros que nos mandan en clase me aburren bastante. a lo mejor intentan buscar un libro que guste en general y ese es el problema, porque los gustos de cada cual pueden ser muy distintos. sobre lo de tu hermano, mi teoría, a juzgar por lo tranquila que va mi hermana, es que, como el índice de suspensos era bastante alto, en lugar de mejorar la educación lo que han hecho ha sido bajar el nivel.
besos!

Mandarina dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dicen por aqui arriba y contigo.
Yo por desgracia ultimamente no tengo demasiado tiempo para leer, llevo un par de meses con el mismo libro y es que no avanzo! en fiiiin...
Jejjeejej

Un besito!

Rebeca Márquez dijo...

Y que lo digas, es tremendo, a mí me encanta leer, y por eso ya soy un bicho raro. Anda y q les zurzan a todos los q piensan eso, ya veremos donde están ellos y donde estoy yo dentro de unos años. Aunq, en realidad, tampoco quiere decir q por leer yo sea mejor q nadie y vaya a tener un futuro maravilloso, eso está claro, pero al menos, hoy por hoy, sé q no tengo nada q envudiarles a esos chulos q presumen con un porro en la mano hecho con una página de cualquier libro de texto. Besos.