jueves, 24 de septiembre de 2009

El profesor.

Hoy he tenido el placer de conocer a un profesor (vaya novedad, si has entrado en el Instituto, capullo).
Normalmente no habría dedicado toda una entrada sólo a él, pero es que he descubierto que es especial. Él (que desde ahora será referido como "El Profesor", con mayúscula, que da importancia, ea), resulta que escribió monólogos e incluso libros en su tiempo (que por cierto tendré que hablar con él pronto, me gustaría leer algo suyo).
Es ingenioso, es joven, es cercano al alumnado... Normalmente será el objetivo de los cabrones de la clase.
Seguramente él vaya a leer esto tarde o temprano, así que desde aquí le mando un enorme saludo y una pequeña nota: No te estoy haciendo la pelota, se aprobar solo.
El caso es que El Profesor me ha llamado la atención. Creo que no se quedará sólo aquí la cosa.

Ha sido un encuentro coincidente, y bien sabe que no nos habríamos conocido porque sí. Pero como sabe una amiga, las coincidencias se atrapan o se dejan marchar.

A los lectores diarios (o semanales, o lo que cojones seais): Habréis notado que ya no hago tanto chiste, tanta broma, tanto monólogo. Bueno, esto pueden ser dos cosas, o estoy de estrés hasta la coronilla y por lo tanto, más borde que un perro rabioso; o bien he perdido la gracia y no tengo ideas. Realmente tengo cosas para escribir, reirme, burlarme o partirme el culo a costa de, lo que no tengo son ganas.
Últimamente vengo cansado, aún así, lo prometido es deuda, El Profesor podrá leer próximamente una pequeña historia de mi teclado y letra.

Hasta otra, hamijos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ves, no siempre hay son los típicos profesores que vienen a impartir clase, te chillan y se largan por la misma puerta.
Cuando encuentras a alguno que se sale de esos términos es algo agradable. Ya sabes.. las coincidencias a veces suelen ser de lo más satisfactorias. Y yo, por ahora lo estoy de la nuestra!

Te odio Bocachancla, ya lo sabes.

Anónimo dijo...

Demasiado pronto para escribir tu impresión... ya veremos si opinas lo mismo el segundo trimestre...




lamadrequetaparió

Sergio dijo...

Puede ser, prejuicios al fin y al cabo. Pero me gusta.

Anónimo dijo...

Ah, yo también te odio


fd:lamadrequeteparió

* Raquel * dijo...

Vaya... lo pintas bien. Solo falta que te de matemáticas, en ese caso, para mi habría perdido todo el encanto. No estoy destinada a llevarme bien con alguien que sabe hacer integrales. Lo siento, considero que están a otro nivel.
Señor don sergio, como va a perder usted la gracia? es solo el estres escolar. Mirame a mi! escribiendo ñoñadas en mi blog! habrase visto!!!! Si es que estoy que no me reconozco... jajaj

la del 13 dijo...

q lol acabas de conocer un profesor y ya le dedicas una entrada? fiate, a lo mejor luego te decepcionas...aunq yo tb conoci uno en 2º q me encantó, xo era sustituto y ya no se q fue de él...fuas q hago rallando en blogs ajenos? :S

Anónimo dijo...

El señor Keating,sentado con los demás miembros del cuerpo docente, se levantó y se inclinó ligeramente para saludar a los asistentes. De unos treinta años, cabello castaño y ojos marrones, el nuevo profesor de literatura, de estatura y constitución nada mediana, se distinguía de sus colegas por su juventud y por cierto resplandor que animaba su mirada. Daba la sensación de ser un hombre respetable y erudito... "El club de los poetas muertos"